COMER PAN DE DULCE POR EL GUSTO Y EL SABOR

Ciérnele, ciérnele, panadero;
ciérnele sin cesar, que a las once
de la noche ese pan se va a entregar.
  Del dominio popular .

Consumir productos elaborados de la tierra donde se nace, o se vive, es una panacea capaz de arreglarlo casi todo. Comerse un pan de dulce con una leche calientita, o café con leche, o atole, o un aromático café, o un espumoso chocolate nos hace sentir muy bien. Si hablamos de cantidades, solo hay que tener un poco de voluntad para no comernos el segundo pan -menos el tercero-, y es aquí donde nos encontramos con una problemática, ya que el sabor y la variedad de los panes horneados en la ciudad de Puebla, rebasa toda moderación o deseo de apegarse a la fuerza de voluntad.

Si hablamos de calidades, lo más importante es consumir los productos de nuestro entorno más próximo para conservar las tradiciones de nuestros antepasados y preservar lo humano a través del placer del gusto y el sabor. Así, sentarse a la mesa ya no solo es la simple necesidad de alimentarse, sino que tiene que ver con factores culturales e identitarios.

Sentarse a la mesa y comer pan de dulce poblano, ya sea en el desayuno o la merienda, es un momento privilegiado. Si se tiene en cuenta la geografía del barrio o la colonia en donde se habita, habremos localizado las panaderías o los hornos, lo que nos garantiza disfrutar de un delicioso “pan del día”.

El trigo es el cereal más consumido e intercambiado en el mundo, por delante del arroz y el maíz, siendo los egipcios, y luego los griegos, quienes lo transformaron en panificable. Guillermo Bonfil Batalla, nos dice como el trigo y el pan llegaron a México: “Pan y trigo navegaron a estas tierras acompañando a los conquistadores, habituados a su consumo cotidiano”, esto en La cosa esta del cocol (Museo Nacional de Culturas Populares, 1983).

Bigotes

El pan llamado “de sal” es un alimento hecho con harina mezclada con agua y sal que, después de amasada y fermentada por la acción de la levadura, se cuece al horno con diversas formas y tamaños. El pan llamado “de dulce” es un género aparte. Los panaderos mexicanos, por siglos, se han dedicado a endulzar la panadería mexicana, en la preparación del pan “de dulce” han realizado numerosas innovaciones y variedades, todo, para el deleite de la vista y el gusto.

Es notable la creatividad que el panadero mexicano tiene para poner nombre y apellido a los panes que elabora, solo unos ejemplos de los panes aquí presentados:

Pasteles / orejas /  empanadas / conchas / bigotes / ojo de Pancha / flores / cocoles / apasteladas

Igualmente, del libro La cosa esta del cocol, incluimos lo que el pan ha significado a nuestra cultura:

  • Oficio, arte y alimento
  • Objeto del folclore particular de cada pueblo
  • Depositario de creencias y tradiciones
  • Apoyo sustento y golosina
  • Objeto de intercambio
  • Remedio de malestares físicos y sociales
  • Vía de expresión creadora
  • Objeto de armonía y belleza
  • Instrumento ceremonial

Realizar un registro fotográfico en un horno de pan es otro tipo de privilegio, ya que además de disfrutar del placer visual de las acciones que muestran cómo se elabora el pan, casi, casi es como ver la proyección de una película; también el lugar ofrece sensaciones, olores y sonidos que causan un gran goce. Fotografiar también implica conocer a los hombres que están asociados a las panaderías y a los hornos, mismos que sabemos que llevan la marca de nuestra historia, recuerdos y valores. Estoy muy agradecida con Carolina Díaz, ya que, con gran amabilidad, me ha proporcionado de su archivo fotográfico las imágenes que aderezan e ilustran esta entrada del blog.

Respuesta de Carolina Díaz «Muchas gracias a ti querida Lilia Martínez, me encantó esta entrada de tu blog, es un privilegio poder colaborar con mis imágenes y por otra parte, también la experiencia de haber estado toda esa mañana viendo el proceso fue maravilloso, la calidez humana, las explicaciones de la elaboración del pan y el buen humor de los panaderos, vaya, hasta me invitaron a hacer hojaldras y hacer fotos para esas fechas, quedé de mostrarles sus fotos y el blog y estoy segura que como a mi también les va a encantar.»

Terminando, el poblano, el pan y el panadero, así como el territorio y la tierra y la heredad, pertenecen a la misma familia.

Trigo, harina y panadero

tenedor